Monday, August 28, 2006

PREAMBULO


Escribo esta historia a modo de preámbulo, buscando presentar las imágenes de un amigo. Abro esta página como analogía de una caja compartida por nosotros, mente y calles en donde nos bañamos de figuras, que en el caso de mi amigo, Jaime, son presentadas aquí como dibujos y pinturas; Fantasmas que nos acompañan y nos hablan al oído: sobre nosotros mismos:
¿ Q U É V E S T Ú ?
¿Qué ves?

Las luces de los autos chocaban en las 4 paredes oscuras que, al contrario de sofocarme, me envolvían en una soledad agradable, en un silencio que no perturbaba mis juegos. Pero un día tuve que salir desde el interior de aquella caja de niño junto a todos mis autitos de juguete y mis luces encendidas… afuera estaban las confusiones y el miedo. El deber de avanzar hacía dos direcciones contrarias: hacia adentro o ...hacia ninguna parte. Yo siempre me mantuve en el limite de esos dos mundos, rozando la calle del barrio, admirando la fuerza de actitudes que yo no creía poseer; y al mismo tiempo, sintiendo que mis pasos eran ajenos a ese camino. Aun no presentía donde habría de sentirme yo realmente.
En el exterior distinguí imágenes que poco a poco me fueron cubriendo, desde el recoveco de mis parpados cerrados. Crecí y me reconocieron hombre. Adentro, mi mente también comenzó a gestar figuras que hacían eco de mis pensamientos, sueños, delirios, lujurias y perversiones, fantasmas, terrores e ideas... Allí estaban, aguardando desde mi subconsciente en latencia…
El calor atravesó mis años, un ardor se trazaba desde mi mente a mis dedos, vibrando en el tan saboreado ritmo. Desde niño recuerdo esta fiebre curiosa, entremezclada con fetiches que yo temía pecados: oculto bajo la cama, sintiendo el piso frío recorrer mi columna al compás del movimiento que mis manos componían; con los ojos entreabiertos, absortos en el polvo que se suspendía ante mi vista, y degustando, con deseo, el labial y el barniz rojo con los cuales había bañado mis labios y mis uñas.
Abrí las puertas de mi pieza, salí, camine y busqué, observé y me sentí otro a cada paso, ajeno en cada lugar que atravesaba. Recorrí, rebusqué y hable en medio del silencio de los demás, mis palabras rebotaron en mi mismo, terminé callando y gritando solo para mis adentros.
También sentí el sabor ambivalente de enamorarme y compartirme: soñándola y más tarde destruyéndola; entre los pedazos que quedaron de ella advertí los pedazos que hicieron colage de mi propio encuentro. Forjé de su ausencia la fuerza que esculpí en dibujos, en ellos vi mi rostro, y en el poder de mi trazo, la dirección de la cual haría destino.
Regresé a mi pieza con las figuras exteriores, sumiéndome en el frío, y la música que me absorbe en el murmullo de mi mismo, adentro, muy adentro…
Los fantasmas en la hoja tenían casi siempre formas femeninas de mi avidez y deformidad, locura y exaltación profunda, inconsciente… ¿acaso reflejos míos?.
Las imágenes se abalanzaban grandiosas, más orgásmicas que todo; sentí en ellas el placer narcisista de saberme, de encontrarme y observarme desde lo propio y verdadero.
Dejé fluir todo el impulso creador de mis manos hasta que llegué, al fin, al lugar correcto. Así lo creí: “el arte de sentir la dirección”, allá encontré ojos que buscaban imágenes similares, y voces que se entendían con las mías. Tomé las herramientas que me extendieron y con ellas forjé un futuro nítido, erguido en un piso que brillaba como recién enserado; En medio de aquel resplandor, solo y poderoso, hice de mi reflejo la fuerza que dibuja mi impulso: tomé entre mis manos el placer rítmico del deseo, y sintiendo el preciado movimiento, dejé fluir mi semen por entre las tablas lustrosas, sin miedo…
La caja de niño me espera entreabierta, silenciosa y confortante cada vez que las figuras de afuera me son insoportables; en aquel refugio puedo adentrarme y atisbar mis contornos, mis luces y juegos mentales… solo y poderoso… ¡sin miedo…!



Libertad...

Lunes 24 de julio 2006
BIOGRAFÍA
A sus 23 años, Jaime Torres, oriundo de San Antonio, lleva un largo camino recorrido en el mundo de las imágenes, los trazos, las formas y los colores. Con un simbolismo, una expresión y carácter único, se ha destacado en el ambiente artístico de nuestra ciudad especialmente por sus dibujos a grafito cargados de originalidad.
Sus primeras manifestaciones artísticas surgen entre los 6 u 8 años de edad, donde comienza a dar sus primeros pasos en el dibujo, de la mano de su padre (quien gustaba de hacer caricaturas); él le enseña a hacer caras, ojos, animales, etc… con estas herramientas, Jaime comienza a realizar sus primeros bosquejos: caricaturas, autos, dinosaurios, personajes japoneses, diferentes texturas y formas que llamaban su atención.
Entre los 9 y los 16 años fue gestando un estilo personal, cercano al surrealismo, tomando elementos externos y representando sus más profundos miedos infantiles en composiciones colmadas de simbolismo hasta entonces inconsciente.
A los 18 años se metió de lleno a lo que hoy podemos identificar como su estilo. Motivado por el miedo inconciliable que sentía ante su mundo y el de los demás. Los trazos de esta época plasmaban sentimientos confusos pero profundos que daban lugar a una nueva etapa de auto descubrimiento personal y técnico.
Cursando el cuarto año medio – año 2003 – abandono sus estudios orientados a la mecánica decidido a buscar su verdadera vocación: el arte. Aun de manera autónoma comenzó a perfeccionar su dibujo, haciéndolo mas definido en cuanto a teoría y técnica. Trabajando en un taller mecánico adquirió experiencias y personalidad para enfrentarse con los otros, aunque en sus ratos libres no podía evitar tomar como herramientas para su necesidad de expresión todo aquello que tenía a la mano: haciendo formas con el aceite de los autos en las murallas, en cartones, o sacando ideas y modelos del entorno que lo rodeaba. En este periodo surgen obras a lápiz pasta como “Sistema nervioso central”, en donde se ve manifiesto todo su talento con figuras viscerales y llenas de expresión.
Año 2004, se establece en la ciudad una pequeña escuela de arte (Escuela de arte Claude Monet), en donde decide estudiar y perfeccionar su talento. Allí se llenó de conocimientos teóricos de lo que ya venía haciendo hace años. Comienza a comprender el idioma de su arte, el significado e importancia de sus trabajos y técnicas. Investigó la anatomía del cuerpo humano, el movimiento, los gestos, las formas en un sentido realista, haciendo bodegones, naturalaza muerta, etc.
Ese año realizo su primera exposición con trabajos realizados en la escuela y algunas obras propias de años anteriores.
Año 2005, descubrió que el dibujo podía ser llevado a todo, como base de las diversas materias del arte. Así comenzó a realizar grabados y esculturas, ocupando como materiales para graficar sus imágenes: desechos, botellas, madera, etc…
Este año realiza una segunda exposición grupal junto a su escuela.
En cuanto a su proceso personal, este periodo fue el más productivo, tomando como fuerza creativa diversos aspectos emocionales que tuvo que enfrentar en su vida intima. De este proceso nacieron sus obras más destacadas: “Capullo”, “Reconstrucción de la desintegración”, “Baile catatónico” entre otras.
Comienza a descubrir, además, el color mediante la pintura al óleo, destacándose también en esta técnica por su originalidad en cuanto a temas.
El siguiente año – 2006 -, comienza a trabajar en un proyecto grupal: “La escuela de arte Claude Monet embarca al puerto de San Antonio.” En donde rescata el imaginario de nuestro puerto mediante las diferentes expresiones artísticas, siempre con un estilo personal reconocible y destacable.
El conjunto de estos trabajos se muestran al público en una exposición con gran repercusión a nivel local.
Más tarde, algunas de estas obras fueron expuestas en Santo Domingo (Colegio People Help People, Modulo “Artistas Emergentes”).
Año 2007. En los primeros meses de este año, Jaime realiza su primera exposición a nivel individual, con una selección de 50 trabajos de los años 2003 a 2007. “basados en la expresión, la melodía y el gesto en movimiento de lo más intimo de nuestros fantasmas”. Esta muestra se destaca en la zona a través de diversos medios de comunicación (visual y escrito) que dieron especial énfasis al sobresaliente talento de este joven artista.


Para comenzar les dejo el rostro de mi amigo, el artista de los fantasmas:

Se abre la caja ¡vean!, en ella se gestan las figuras fantasmales, los reflejos propios: la mente de jaime: Su

"SISTEMA NERVIOSO CENTRAL"

Labels:

5 Comments:

Blogger estercita said...

hola esta muy bello el blog me gusto harto y lindo todo el escrito y las imagenes y dibujos nos vemos adieu

9:26 PM PDT  
Blogger Ronan Jimson said...

Hi jaime, I want to introduce you to http://freearticle.name

3:45 AM PDT  
Blogger REVISTA CONCIENCIA said...

Jaime muy impresionate tu talento y estilo suga adelante pues tiene pasta de sobra....

atte
juan pablo gonzalez basaure

6:57 AM PST  
Anonymous malakian said...

empiezo a abrir la caja...
y veo cosas que me parecen
conocidas...
sé como llegué akí,
el porke?
no lo sé...

admiro tu don.
quisiera tenerlo.
mas me conformo con las
palabras...

un saludo.
me gusta tu estilo.
y mucho...


Pedro

4:51 PM PDT  
Anonymous pau said...

hola chiquillo me gusto mcuho tus trabajos y me encanto abrir tu caja de sus fantamas muy bello todos los trabajos sigue asi tienes mucho talento espero que sigas asi cuidate ene chiquillo me caes la raja
adios
***pupy***
***pau***

3:32 PM PDT  

Post a Comment

<< Home